Tips para la vida: La soledad
Por Zaida Morlett
11210451_849564068414519_5675379559132182873_nEn muy húmedo, festivo y preocupante fin de semana, sufrí dos golpes de realidad; el primero sobre las relaciones laborales, del cual escribiré en otra ocasión, y el segundo sobre las relaciones personales, el que con gran ímpetu detallaré en las siguientes líneas. De hecho me atrevo a decir que tal descubrimiento ya lo había hecho y que lo que viví fue sólo un recordatorio, deja vú o ejemplo ilustrativo.
Al estar en la sala de urgencias de una clínica monitoreando los signos de mi padre que había sufrido fiebre delirante por una fuerte infección, el paciente de al lado jaló la cortina y comenzó a platicar con él, pues estaba solo recostado recibiendo atención debido a una fuerte resaca producto de 6 días de borrachera. La breve charla giró sobre los gloriosos días de anteriores administraciones de la mencionada clínica, donde ambos habían laborado en el pasado, hasta que, sin más (y sin que mi padre o yo se lo preguntáramos) nos dijo el motivo de haber comenzado a ingerir alcohol: descubrió a su ya segunda esposa con otro hombre, y ésta le “condenó” a no encontrar a otra mujer.
Tal historia no fue tan relevante, hasta que las lágrimas comenzaron a recorrer las mejillas de ese hombre de 46 años y hasta que dijo la frase que me recordó lo cruel que puede llegar a ser la vida en pareja: “si antes me sentía solo, ahora me siento más solo”.
Pues es justo ese el punto a observar: la soledad. Y no me refiero a no tener pareja o hijos, sino a tenerlos pero estar vacío. Cuando se trata de llenar ese vacío interior, se corre el riesgo de caer en adicciones de todo tipo: a drogas, juego, apuestas, deudas, compras compulsivas, relaciones destructivas, etc., todo con tal de tapar el hueco que a final de cuentas nunca se cubre, al contrario, se agrada.
Opino firmemente que la realización debe ser completa de manera personal y luego compartida con alguien más. Es decir, planteo mis objetivos, trabajo, los alcanzo y también los comparto; cuando una persona está plena, llena y realizada tanto en lo personal como en lo profesional, es simplemente feliz, tan feliz que no importa no tener pareja; pero cuando no se está satisfecho en alguno de éstos aspectos, la soledad aparece para hacernos ver la realidad: no haber logrado las metas.
Aunado a esto, tenemos la presión social y mediática. La costumbre nos obliga a tomar esposo (a) a determinada edad, de lo contrario comienzan las murmuraciones de todo tipo: que si le gusta andar jugando, que no quiere sentar cabeza, que es muy exigente, que está en el closet. Cómo si casarse fuera la única opción de vida que se tiene, cuando en realidad hay tantas opciones que para algunos casarse es limitarse a todo un mundo de posibilidades: viajes, trabajos, tecnologías, culturas, pasiones, posesiones, etc.
Y ya luego de haber experimentado lo que el mundo puede ofrecernos, tomar la decisión de seguir sin pareja o entrar en una relación con la suficiente madurez, con la satisfacción de las metas cumplidas, pero sobre todo, con la plena conciencia de que estoy con alguien no para llenar el vacío, sino para compartir mi alma llena.
Se tú mismo, se siempre fiel
Zaida Morlett
Producción técnica.

Por favor síguenos y da Like
Contenido reciente
Tips para la vida: la soledad.
Etiquetado en:                    
  • http://www.blogger.com/profile/08331641840143298970 Ferguson Mtz

    Muchas veces pensé que ya había perdido la capacidad de querer a una mujer, que perdí mi capacidad de sentir, de amar, hasta que llegó alguien que crea una revolución en mi pecho, que crea un terremoto en mi interior, porque con su forma de me enamora día con día , vuelvo a creer en el amor …. soy tan felíz :)